Pirandello y el cuerpo de muier, o bien, la metafora de nosotros mismos